El CPC de los colutorios evitaría la propagación del COVID-19





Desde que el virus SARS-CoV-2 se abrió paso en nuestras vidas toda la comunidad científica se ha volcado a la hora de crear vacunas o poner un protocolo de prevención frente al virus. Saliendo así varias soluciones que se han estudiado para dar con una herramienta útil para frenar el contagio y transmisión del virus. Uno de ellos es un componente químico habitual en los colutorios, el cloruro de cetilpiridinio (CPC), que precisamente se ha convertido en el objeto de estudio de un grupo de investigadores de IrsiCaixa, en colaboración, con Dentaid Research Center...


El cloruro de cetilpiridinio (CPC) tiene efecto antiviral. Según los expertos, es capaz de reducir hasta 1000 veces la capacidad de infección del SARS-CoV-2 en un experimento llevado a cabo en células cultivadas en el laboratorio. El siguiente paso será probar la eficacia del componente como antiviral en humanos, a través de un nuevo estudio. A día de hoy, acabar con la pandemia de la Covid-19 es el principal objetivo a nivel mundial. El demostrar el efecto antiviral del CPC seria la clave para ayudar a reducir la proliferación del SARS-CoV-2. Ya que los colutorios son económicamente asequibles para cualquier persona y son de fácil almacenamiento.

“Los resultados son esperanzadores” afirman el grupo de científicos por los resultados obtenidos en las pruebas del laboratorio.


La cavidad bucal juega un papel crucial en la transmisión de cualquier virus, que están presentes en la saliva, por lo que colutorios y enjuagues bucales podrían ser una potencial herramienta de prevención de contagio del virus por su alta capacidad antiséptica.

Entradas destacadas
Entradas recientes