Deglución atípica en relación a maloclusiones dentales



Al nacer nuestra manera de deglutir (tragar) es diferente a cuando somos adultos. La deglución atípica es uno de los hábitos orales más frecuentes en los niños y persistente en algunos adultos. Tiene una fuerte asociación con la succión digital prolongada y la respiración bucal. Cuando hablamos de deglución atípica nos referimos a un patrón anormal o inadecuado con la lengua y/o otras estructuras que participan en la deglución.





La lengua es un músculo que puede llegar a ejercer mucha fuerza sobre nuestros dientes si no la colocamos en el lugar adecuado. Si la lengua queda en reposo sobre los dientes podría llegar a inclinarlos hacia fuera.

Sabiendo que podemos tragar saliva entre 600 y 1000 al día, aparte de la deglución de la dieta diaria de bebidas y alimentos, esto favorecerá a que se generen maloclusiones dentales.


¿Cómo detectarlo?

  • -La lengua: descansa entre los dientes o contra los dientes.

  • -Respirar por la boca, en vez de por la nariz de forma habitual.

  • -Maxilar superior o inferior hacia adelante.

  • -Maxilar superior o inferior distalizado.

  • -En el momento de tragar se necesita de elevar la cabeza y hacer ruidos.

  • -Tendencia a ser respirador oral.

¿Qué consecuencias tiene?


Como hemos hablado anteriormente, en la deglución adulta la lengua se coloca en las arrugas del paladar, esta posición es clave porque favorece el desarrollo y ensanchamiento del maxilar superior. Cuando la punta de la lengua se coloca de forma errónea por detrás de los incisivos superiores o entre las arcadas dentarias se produce:

-A inclinación de los incisivos hacia delante, la postura de las piezas dentales se modifica por el empuje de la lengua durante el acto de tragar...

-El paladar no crece como es debido, no se desarrolla correctamente el maxilar superior respecto al inferior y puede favorecer el apiñamiento entre otras consecuencias.

-Problemas del lenguaje, dificultad para pronunciar con claridad los fonemas como R, N, I, T,D.

-Facilita la presencia de maloclusiones como la mordida abierta anterior.


¿Cómo podemos corregirlo?



La terapia miofuncional se encarga de prevenir, diagnosticar y corregir estos hábitos entre otros, mediante ejercicios antes y durante un tratamiento de ortodoncia para restablecer el equilibrio muscular.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square