Patologías en la dentición permanente

Formación de la dentición permanente


Los dientes permanentes empiezan su formación durante la vigésima semana del embarazo y la calcificación de las piezas dentales empieza con el primer molar permanente a partir del nacimiento. La calcificación de las coronas se completa para todos los dientes sobre los 7-8 años, mientras que la formación de las raíces estará terminada hacia los 14-16 años (excepto los terceros molares). Los terceros molares o cordales terminan la formación radicular sobre los 18-25 años.

Hay enfermedades o medicamentos que se administran en la primera infancia que pueden influir sobre la formación de los dientes permanentes provocando diferentes patologías.

La pérdida de esmalte expone la dentina sensible debajo. Una vez afectado el esmalte no puede regenerarse ya que no tiene esa capacidad una vez ya erupcionado. Hay factores que condicionan la aparición de patologías desde el desarrollo del primer diente en el nacimiento hasta la edad adulta.



Estos trastornos pueden verse afectados desde características del huésped, bacterias , composición de saliva, factores ambientales. El esmalte dental y la dentina también se ven afectados por enfermedades como la fibrosis quística, el VIH/SIDA, la leucemia, Síndrome de Sjögren.


Hay que conocer el proceso de la enfermedad, la etiología, el estado actual del paciente y las estrategias de tratamiento que nos afectarán al pronóstico y deben sopesarse cuidadosamente antes de iniciar los planes de tratamiento. Las anomalías dentales afectan los dientes primarios y secundarios, lo que a menudo resulta en la pérdida de la dentición durante la segunda o tercera década de la vida.


Las anomalías dentales afectan los dientes primarios y secundarios, lo que a menudo resulta en la pérdida de la dentición durante la segunda o tercera década de la vida.


Se ha estimado que en muchos pacientes con leucemia encontramos con frecuencia inflamación de la mucosa oral, presencia de úlceras no específicas, petequias y equimosis, inflamación gingival, hipertrofia gingival, sangrado espontáneo del surco gingival, linfadenopatía regional y palidez de encías y mucosa. En menor medida, se ha observado parálisis de los nervios craneales, parestesia en la barbilla y el labio, odontalgias, mandibular,

pérdida de dientes, dientes extruídos y estomatitis gangrenosa. La prevención en esta etapa es esencial y nuestro objetivo será incrementar la higiene oral del paciente mediante el cepillado de dientes y lengua. También hay que controlar los hábitos dietéticos cariogénicos del paciente, ya que muchos suplementos dietéticos y la propia medicación contienen gran cantidad de azúcar.

Dado que la formación del esmalte es un proceso bastante regulado, que requiere muchos genes y sucede en el transcurso de un largo período, no es de sorprender que existan más de 100 causas de formación anormal del esmalte. Entre ellas se encuentra la hipoplasia del esmalte y la hipomineralización.






-HIPOPLASIA DEL ESMALTE


La hipoplasia es un defecto cuantitativo que consiste en una mineralización deficiente del esmalte durante la formación de los dientes. Se trata de un defecto de desarrollo que se caracteriza por tener menos cantidad de esmalte de lo normal. Las piezas que más se ven afectadas son los dientes anterosuperiores, sobre todo la cara vestibular de los incisivos y caninos; siendo un motivo de consulta frecuente en la clínica dental, dadas sus repercusiones estéticas.




-HIPOMINERALIZACIÓN DEL ESMALTE



La hipomineralización del esmalte es un defecto cualitativo de la formación del esmalte que puede afectar a cualquier diente. Existe una entidad en la que la hipomineralización suele afectar de uno a cuatro primeros molares permanentes y que, ocasionalmente, se puede acompañar de afectación de uno a ocho incisivos permanentes, lo que se conoce como hipomineralización incisivo-molar.

Al ser un defecto cualitativo, la forma del diente está conservada, pero hay zonas en las que el esmalte no se ha mineralizado bien. Las zonas hipomineralizadas se presentan como manchas que van del color blanco mate al marrón oscuro, pasando por la gama de los amarillos, apreciándose una línea nítida entre el esmalte enfermo y el sano.


Aunque se ha relacionado la coexistencia de HIM con diferentes situaciones patológicas y ambientales, hay algunos estudios que relacionan, de manera estadísticamente significativa, a la HIM con los procesos alérgicos que se manifiestan con la aparición de la dermatitis atópica en el niño y conducen a la aparición final de un cuadro de asma alérgica.

Entradas destacadas
Entradas recientes
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

© 2021 Colegio Profesional de

Higienistas Dentales de

Castilla La Mancha